Categorías
aluminio

Beneficios del aluminio para el medio ambiente

Contextos de emergencia como la pandemia del coronavirus han vuelto a poner en foco la necesidad del cuidado del medio ambiente. En este sentido, los sectores de protección medioambiental ponen énfasis en la necesidad de generar materiales que resulten menos dañinos para el entorno natural, tanto en su obtención como en su proceso de fabricación, apuntando especialmente a la posibilidad de hacer uso de materiales que tengan potencial para ser reciclados, evitando de esa manera la continuidad en las grandes cantidades de desechos. En este aspecto, el aluminio cumple un rol clave.

El aluminio y el cuidado del medio ambiente

Ante las pruebas del potencial pandémico del desastre medioambiental, las empresas tienen la responsabilidad de generar modificaciones en sus procesos productivos, incluyendo materiales que no representen daños extremos en el ambiente. Uno de los materiales que más popularidad viene ganando en este sentido es el aluminio. En este sentido, son cada vez más las empresas que fabrican aluminio que comienzan a apoyar la tendencia de cuidado del entorno natural, generando impulso a la industria de la construcción para la generación de viviendas y espacios sostenibles. Esto se debe, en particular, a que el aluminio es un material absolutamente reciclable. Es un metal que no emite gases contaminantes. Esto ha llevado a que, desde hace tiempo, este metal sea cada vez más considerado como un material ideal para la construcción sostenible y respetuosa con el entorno natural.
Cada vez son más los estudios de arquitectura que apuestan al aluminio por encima de otros metales y de otros materiales en general. En la actualidad, se usa cada vez más para las aberturas de ventanas y de puertas. También se está utilizando para generar estructuras, escaleras, entre otras posibilidades dentro de viviendas, oficinas y edificios en general. Es un material que sed estaca por ser un excelente aislante, lo que optimiza el consumo energético en el interior de los hogares, favoreciendo no solamente la economía de las personas o de las empresas que se encuentran en el interior de estos espacios, sino también generando mejoras para el cuidado del entorno natural. Por estas mismas razones, el aluminio se usa también cada vez más en fachadas.

¿Qué es la construcción ecológica?

Teniendo en cuenta lo mencionado con anterioridad, podemos hablar de construcción ecológica. Las ventajas de este estilo de asumir la arquitectura en comparación con las edificaciones convencionales son claras. Muchos estudios actuales dan cuenta de que los edificios convencionales consumen el 40% de la energía y de los materiales que existen sobre el planeta. No obstante, este número se reduce considerablemente cuando se trata de edificios que son llevados a cabo bajo una concepción de construcción ecológica, dando lugar a edificios que son mucho más eficientes desde el punto de vista sostenible. Son edificaciones que generan un mayor aprovechamiento de los recursos, especialmente de los recursos energéticos que se emplean.
Básicamente, la arquitectura ecológica se basa fundamentalmente en el uso de nuevos materiales. Es decir, en reemplazar a los materiales tradicionales con otros. En este sentido, el aluminio se ha convertido en uno de los materiales por excelencia para esta búsqueda.

Ecologismo y rentabilidad económica

Ya hemos dicho que el aluminio reduce el consumo energético. Pero, además, reduce los costos de producción puesto que se trata de un metal capaz de ser reciclado de manera prácticamente indefinida. El aluminio es un material 100% reciclable que se puede reutilizar una y otra vez sin que esto implique una pérdida en sus cualidades y en sus características. Algo que hay que tener en cuenta es que el proceso de reciclaje de aluminio es controlado, por lo que los residuos que se puedan llegar a generar a lo largo de este proceso se manejan de manera de no provocar problemas en el medio ambiente.
Otro aspecto que hay que tener en cuenta es que, en caso de que el aluminio se encuentre en aleaciones, este metal es fácil de separar de los otros. Esto lo diferencia de otros materiales que se emplean con frecuencia en construcciones y en otros ámbitos, puesto que el material se puede reutilizar pese a encontrarse vinculado con otros metales en una conformación.
Además de lo mencionado con anterioridad, es importante tener en cuenta que una tonelada de aluminio puede ser reciclada reduciendo considerablemente la cantidad de reservas naturales de bauxita que se utilizan. Al reutilizar el aluminio una y otra vez, no es necesario acudir a la misma cantidad de bauxita que de aluminio que se emplea en el desarrollo en diferentes ámbitos de la vida social y productiva. De esta manera, el metal se encuentra disponible a lo largo de mucho más tiempo en la historia del planeta y se logran mantener las reservas de la bauxita para que el material se encuentre disponible a largo plazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.